Vargas Llosa en Washington

Un recuerdo del Premio Nobel