PERU

Coca Cola de Puente Piedra

Sátira de Domingo

La profesora Carlota decía que las “fuerzas impersonales” son las que dirigen la Historia.

“¿Ah? Las fuerzas impersonales tienen diferentes significados y, al final, no significan nada. Pueden ser todo o nada. Las fuerzas son el deseo de unir y armonizar todas las cosas (sabiendo que eso es imposible), una tarea vana, para dar sentido, o interpretar un cuadro que nunca ha significado nada, sólo el caos.”

“Las fuerzas consisten en los instintos irracionales, ese sórdido deseo de aniquilar, de separar, de destruir.”

“Las fuerzas impersonales constituyen la ley tiránica del azar. Por un lado, porqué diablos no actuamos como debimos, porqué hicimos algo que sabíamos que estaba mal, porqué a veces nos autodestruimos intencionalmente.”

“Las fuerzas son esos inesperados instantes de percepción, intuición o sabiduría, y también los golpes de suerte, el porqué y cómo, tomando una mala decisión, tomando los peores consejos o usando los peores métodos, increíblemente salimos victoriosos. Osea, no valgo nada sin mi suerte.”

“Cierto. Matarán a los tuyos, te despojarán de todo, te enviarán al exilio. Pero nunca podrán quitarte lo que realmente es tuyo.”

“¿Tu entiendes algo, mano?”

“Ni michi.”

“Vivo enceguecido, títere de mi estado de ánimo, sonámbulo, sin saber nada, haciendo cosas con un ‘propósito.’ Dicen que tengo libertad, el control, que soy dueño de mi destino, pero eso es utópico mientras viva aquí.”

“Podrías ser libre en un desierto, con tu soledad, pero al volver aquí caes en una telaraña, una jungla, una montaña rusa que te llevará a muchos ambientes, relaciones y situaciones. Eres libre, pero no verdaderamente libre. La libertad sólo vendrá con la eterna soledad, es decir, con la muerte.”

“Vivo en un mundo en donde controlo tan poco. Cuantas más cosas puedo controlar, más me percato de que no controlo nada.”

“Fuimos traídos aquí por el azar y, por tanto, nuestras vidas se rigen por aquel. Sólo nos queda actuar y creer en la justicia de nuestros propósitos (aunque éstos sean absurdos para otros o no sirvan en el futuro).”

“Cierto, nuestros propósitos son nada en este mundo vasto y autosuficiente. Pero quizás, en un futuro, en un huidizo momento, signifiquen algo para alguien.”

“Andamos en el mundo como en un túnel oscuro. En el instante más lúcido sentimos una pizca, un vestigio de Verdad. Si vivo humildemente, sabiendo lo que necesito saber, quizás tenga la suerte de vislumbrar la Verdad, pero reitero, la Verdad solo vendrá cuando ya no la necesite, es decir, cuando me muera.”

“Sí, Jefe, lo confieso. Tenía miedo de vivir porque desconfiaba de las consecuencias de mis más ínfimas acciones. Porque no sabía qué naderías o cataclismos mis torpes palabras producirían.”

“¿No lo entiendes? ¡Tus acciones no producen nada!… Hagas lo que hagas, las cosas están destinadas a suceder.”

“Por eso las tiranías nunca duran.”

“Las democracias tampoco.”

“Sí duran.”

“Crees que sí, pero son democracias falsas. Tu gobierno te ha convertido en una estadística, un número, un esclavo que tiene la ilusión de que vales o eres importante. Pero la realidad es otra.”

“Qué duro. Estás equivocado. Nunca hemos confiado en ningún gobierno. Donde hay poder, hay maldad. El poder corrompe hasta a los santos….”

“El poder es sólo una mentira, una ilusión. Foucault era el cachorro de Horacio, pero del Shakesperiano, “hay más cosas en el cielo y en la tierra, de las que han sido soñadas en tu filosofía.”

¿Conoces al doctor Zimbardo?”

“Alguna vez quise verlo, pero no se pudo. Un sabio el tipo.”

“¿Es un psicólogo? No entiendo esa nota. Pero sé que el subsconciente, casi sin darnos cuenta, toma las riendas de nuestra vida sin pedirnos permiso.”

“Cuando dices que los gobiernos son naturalmente sucios, me recuerdas a Alexander Herzen. El solía decir: Toda mi vida he servido un ideal: la lucha contra toda autoridad impuesta”.

“Estás equivocado, chico. Nuestra relación con la señorita Destiny no es unilateral, como los pesimistas afirman.”

“Los sucesos no los hacen las personas, sino el destino. Y las personas siguen el curso del Destino.”

“Error. Los sucesos son hechos por el destino pero también por las personas. El individuo fue moldeado por eventos, pero los eventos también fueron moldeados por individuos. Interactúan siempre, un flujo de dar y recibir… ”

“Es verdad. La señorita Destiny es tu jefe, pero puedes influenciarla. Todo lo que necesitas es esforzarte y creer.”

“¿Creer? La gente respira, se alimenta, y vive de lugares comunes. La gente siempre hace y dice lo mismo. ¡Creer es un lugar común! Nunca nos cansamos de escuchar eso.”

“¡Porque es lo único que queremos escuchar!”

“Siempre lo mismo…¡El pensamiento unitario! ¿Vivimos en ‘La Matrix,’ entonces?”

“Quizás sí. Por eso es que Neo y los otros elegidos ya no viven acá, sino allá.”

“Estamos domesticados entonces, enjaulados…”

“Por eso sufres mas de lo debido…más de lo que te toca.”

“No podemos hackear a ‘La Matrix’. ¿Será por eso que siempre rehuímos de aquellos que nos quieren, y queremos a aquellos que nos rehúyen?”

“Pos no te entiendo ni jota, güey.”

“Yo capté lo último. Eso de la jaula de la sociedad. Juan Jacobo lo escribió no se donde.”

“¿Juan Jacobo?”

“Sí pues, el que regaló a sus hijos como quién regala unos cachorritos al vecino.”

“No lo conozco.”

“Y cómo lo vas a conocer, si ese güey güerejo se murió hace mucho.”

“El ruso León leyó a Jacobo. Y por eso León llegó a creer que lo mejor era educar para liberar. Para no vivir como los animalitos de George Orwell.”

“El cuate Orwell sí fue un genio, ¿eh?”

“Pos yo no les entiendo. Ahora si ya me cansaron. ¡Sácate güey!”

“¡Órale, lárgate ya! Te voy a agarrar a madrazos.”

“Hijo de su pinche madre. Vete a llorarle a tu vieja.”

“¿A cuál vieja te refieres?”

“Pos depende de donde seas. Si eres peruano, vieja significa una cosa, si eres mexicano, pos no.”

“Sólo cuando descubra mi inmensa ignorancia, aprenderé algo valioso. Cuando caiga en lo más bajo, cuando me vuelva un “don nadie,” es cuando finalmente me convertiré en alguien.”

“El sufrimiento es un espejo. Te muestra quién eres realmente. Como la reina malvada, espejito, espejito…”

“La sabiduría no existe, causa.”

“Ah, la sabiduría. Mejor no pidas eso. Empezarás a valorar lo que perdiste. Entenderás que la felicidad habitaba en todo aquello que descuidaste, o que ignoraste. Pero no fue tu culpa…”

“La sabiduría sí existe, pero nunca será tuya. Tienes el conocimiento, pero la sabiduría viene del más allá. Depende de una misteriosa conexión con las vastas fuerzas impersonales…”

“Y dale con la misma cantaleta, ya aburres. ¡Qué fuerzas impersonales, chico!”

“Así las llamaba Berlín. Las fuerzas pueden personificarse, o mitificarse, como Neo o el Agente Smith de la Matrix.”

“Los griegos, creo, lo llamaban ate.

“¿Ate? Ate vitarte, Bellavista, Palao, Huaycán, suba, suba caserita, hay asiento atrás…..a ver pasaje, pasajeeee…”

“Par de güeyes mamones, pos yo me voy”

“Subamos causa, de repente esta combi nos lleva al más allá…”

“Y si eso no funciona, nos comemos un taipá en la Tía Veneno.”

“Racumín.”

“Hace años, en una combi, descubrí la verdad de la que hablaba Vanini, que esta vida es un castigo innecesario.”

“Tal vez sea necesario, pero tu no quieres entenderlo.”𝔖