Gender PERU

Drag Queens Buscan Revolucionar la Concepción del Género

Sus personajes destruyen muchos estereotipos de la sociedad

Su mirada sexy, atrevida y cautivante, delata que dejó atrás a Mauricio. Ya no es él. Ya no es de día y no hay porqué seguir siendo Mauricio. Ahora es Dark Princess, la Drag queen que hará de las suyas, tal y como sabe hacerlo desde hace 15 años, en la discoteca Legendaris ubicada a sólo unas cuadras del Parque Kennedy en Miraflores.

Mauricio: The Dark Princess


¿Qué es ser Drag queen? La etimología del término Drag Queen aún se discute. Roger Baker, especialista en psicología ambiental, afirma que la teoría más aceptada es que proviene de la segunda mitad del siglo XIX. Especifícamente, fue durante la época del burlesque victoriano cuando la palabra Drag hacía referencia a las faldas y vestidos largos usados por los actores masculinos. Es así que los autores Mauro Cabral y Javier Leimgruber, en su artículo “Un Glosario en construcción,” definen la palabra Drag Queen como la “performance hiperbólica de la femineidad, con fines tanto artísticos como críticos.” Sin embargo, cabe mencionar que muchas de las Drag Queens son confundidas por travestis, los cuales son términos muy diferentes. Definitivamente, las Drag queen no desean adquirir un cuerpo femenino; pero sí desean, a través de su performance, exhibir la feminidad que no demuestran siendo una persona civil.  

Son las 12:30 de la madrugada y Dark Princess tiene un vestido deslumbrante: perlado, con cientos de lentejuelas que adornan la parte superior de éste y restos de velo blanco. “Aprendí diseño de modas y eso me ayuda a confeccionar mis propios trajes,” declara muy orgullosa, al revelar que sus propias manos fabricaron el hermoso traje que lucirá horas más tarde. Sin embargo, su producción de personaje aún está incompleto. Dark Princess asegura que le toma más de dos horas en alistarse para salir finalmente a escena.

Primero se encarga de tapar sus cejas, para luego proceder a echarse la base en todo el rostro. Dibuja sus nuevas cejas, negras y gruesas, que resaltan aún más su mirada. Para finalizar, se pone unos lentes de contacto que hacen que su mirada sea como la de un gato. Ahora luce un poco más alta, pues sus tacones tienen como 15 centímetros de altura, que intensifican su andar felino.


“Creo que la Drag queen es un poco mal vista. Por ejemplo, si ven a una drag queen en la calle, lo primero que van a decir es qué es eso, por qué sale así o que no puede ser así..”


Ser bella duele. Y Mauricio lo sabe. Desde sus inicios como Drag queen, tuvo que aprender entre caídas y retorcijones a bailar en tacones altos. Es que ser Drag queen es eso: un personaje exagerado, alto y llamativo y que, sobre todo, demuestre imponencia en donde se encuentre. Y no son sólo los tacos, ya que sus pelucas de diferentes tonos de colores son las que la han acompañado durante todos estos años. Por ejemplo, hoy lucirá una peluca larga color rosa con ondas. Esta laboriosa preparación de Mauricio a Dark Princess conforma parte del proceso de transformación de toda Drag queen.

Ser Drag queen no consiste sólo en vestirse con ropa femenina o ponerse ciertos accesorios femeninos y basta. Ser Drag queen va mucho más allá de lo evidente, de todo aquello que puedes presenciar en una discoteca gay- lugar donde comúnmente se presentan. Ser Drag queen es un arte- una labor como cualquier otra- pero que lamentablemente, en una sociedad conservadora y machista como la nuestra, ha llevado a que estos personajes sean discriminados.

Georgia Hart: “Busco redefinir la concepción de Feminidad”


Gerson Del Carpio, quien profesionalmente interpreta a ‘Georgia Hart’ desde hace tres años, manifiesta una gran pasión hacia lo que es ser Drag queen. “Es la creación de un personaje que busca cuestionar las concepciones de género, trata siempre de redefinir la feminidad al crear la ilusión de una mujer de una manera más extravagante y exagerada.” Su personaje de ‘Georgia Hart,’ además de cuestionar las concepciones de género, también logra romper radicalmente con los estereotipos de nuestra sociedad. Primero porque, como se observa en todas sus presentaciones, Georgia Hart muestra sensualidad y atrevimiento con sus movimientos de caderas, manos y mirada. Y estas actitudes son comúnmente rechazadas en una sociedad conservadora, ya que no es lo que se espera del comportamiento de una “mujer.”

“Creo que la Drag queen es un poco mal vista. Por ejemplo, si ven a una Drag queen en la calle, lo primero que van a decir es qué es eso, por qué sale así o que no puede ser así,” señala Dark Princess y admite que esto sucede porque vivimos aún en una sociedad machista. Afortunadamente, Dark Princess nunca ha sido agredida en la calle cuando vestía como tal. Pero reconoce que otros amigos han sufrido violencia a causa de ello.

No sólamente son recriminados en la calle únicamente por interpretar a un personaje artístico. También han sido discriminados en sus propios hogares. Tal es el caso de Gerson Del Carpio, quien revela que es gay, pero que cuando su papá supo que este quería ser Drag queen, se negó rotundamente a acudir a sus shows. “Se le asocia a una vida bohemia, drogas, alcohol y mucha juerga,” indica Gerson, añadiendo que en su familia antes predominaba el rechazo hacia los gays y a toda la comunidad LGTB+.

Aún conscientes de los prejuicios y agresiones a los que pueden ser víctimas, Dark Princess, Georgia Hart y otras Drag queens no pierden la esperanza de que a través de sus personajes puedan contribuir al cambio de mentalidad de una sociedad aún machista y/o homofóbica. Es el amor a los aplausos, a los alaridos en sus nombres y sobre todo, al arte que impulsa a las Drag queens a seguir en este camino: Complicado o no, pero los llena de una satisfacción plena.𝔖

Advertisements

Estudio periodismo en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Mi hobby es escribir sobre la coyuntura peruana e historias de vida.